Guía para desparasitar a tu perro

Por cuestión de gustos y costumbres de nuestros amigos, los perros son propensos a ciertos tipos de parásitos y “bichos” que en ocasiones no son muy buenos para la salud humana, razón que nos lleva a tener que desparasitarlos periódicamente.

Los cachorros, por ejemplo, deben ser desparasitados cuando tienen entre 21 y 30 días de vida, antes de la primera vacuna que le corresponde. Luego, entre los tres y seis meses de vida, tendrás que volver a desparasitar al “peludito”.

Dr. Hoppman trabajando con Almendra

A partir de los seis meses, la desparasitación será mensual o trimestral. Todo depende del estilo y lugar de vida de la mascota. De todas formas, lo mejor siempre es asesorarte directamente por un médico veterinario para que te oriente y pueda determinar cuándo se le deben suministrar las dosis.

Cuando llega un bebé a la familia, el perrito debe ser desparasitado de inmediato y luego seguir el calendario recomendado por el veterinario.

Ahora, cuando se trata de hembras que van a parir es mejor desparasitarlas al principio del celo y 15 días antes de tener a sus cachorros, para no traspasar a través de la placenta sus parásitos.

Cuidado con los besos

De acuerdo con diversos especialistas, el besar a tu perro puede no ser la decisión más acertada. Sabemos que lo quieres mucho y estamos seguros que cuidas detenidamente su higiene, pero es importante conocer la opinión de los expertos sobre el tema.

3 copia

Leni K. Kaplan, ponente del servicio de práctica comunitaria en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell, afirma que es mejor evitar que la saliva de nuestros amigos tenga contacto con nuestras bocas y ojos, ya que los patógenos que tienen los perros pueden absorberse por estas vías.

Sarah Proctor, directora del programa de tecnología veterinaria en la Universidad de New Hampshire, comenta que al igual que los humanos no todos los perros quieren besos o abrazos: “La mayoría de la gente no se percata del sutil lenguaje corporal del perro mediante el cual muestra miedo, estrés o agresión. Poner el rostro frente a la cara del perro y besarlo podría llevar a una mordida en la cara si no se tiene cuidado”.

Fuente: http://www.nytimes.com/es/

facebook.com/educacioncaninachile/

Twitter: @educacionknina

 

Compartir